Galería de Clásicos: “Terminator”

Publicado: abril 6, 2009 en Cine, Galería de Clásicos

cartel-terminator

FICHA TÉCNICA

T.Original/Año: “The Terminator” (1984)
Dir.: James Cameron
Guión: James Cameron, Gale Anne Hurd y William Wisher
Int.: Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton, Michael Biehn, Lance Henriksen, Paul Winfield, Earl Boen

SINOPSIS

Un androide asesino es enviado desde el futuro al Los Angeles de 1984, con la misión de matar a Sarah Connor, la madre del futuro líder de la resistencia humana contra las máquinas, John Connor, para que éste no llegue a nacer. Del mismo futuro, no obstante, llega también un protector para Sarah, Kyle Reese, un guerrero humano que deberá protegerla a toda costa.

EL COMENTARIO

Concebida como una peliculita de serie B sin mayores pretensiones (sin estrellas, con un presupuesto exiguo y un director desconocido), “Terminator” fue un inesperado éxito de taquilla que creó una de las franquicias más importantes del cine sci-fi de las últimas décadas, y lanzó al megaestrellato a un austríaco fortachón y con cara de palo llamado Arnold Schwarzenegger. El ex Mister Universo encontraría en el robot exterminador (luego pasado al bando de los buenos en la excelente “Terminator 2: El juicio final” (1991) y en la decepcionante “Terminator 3: La rebelión de las máquinas” (2003)) a su mejor alter ego, el personaje que destilaba la “esencia Chuache” en el cine, y, sin lugar a dudas, su personaje más famoso en el cine junto a Conan el Bárbaro (que había interpretado sólo tres años antes en la película de John Milius). Además, creó a uno de los grandes personajes femeninos del género, hija bastarda de la teniente Ripley de la saga “Alien”, interpretada por Sigourney Weaver (a quien el propio Cameron dirigiría un par de años más tarde en “Aliens. El regreso” (1986), la segunda entrega de la saga); me refiero, claro, a Sarah Connor, personaje icónico donde los haya (especialmente tras su conversión de doncella en apuros a Rambo femenina en “T2”), que lamentablemente encasilló la carrera de Linda Hamilton hasta el punto de que hoy en día vive prácticamente retirada del cine.

Cameron, Hamilton y Biehn en un momento del rodaje

Cameron, Hamilton y Biehn en un momento del rodaje

El éxito de “Terminator” reside en que no es una película de acción al uso (como muchas de las que luego haría Schwarzenegger), como tampoco es una historia de ciencia ficción al uso. Se trata de una mezcla muy particular, dotada del innegable ojo clínico de James Cameron para dosificar las escenas de acción y darles un tempo y un sentido de la espectacularidad simplemente magníficos. Y, aunque ha sido imitada hasta la saciedad (véase, sin ir más lejos, la franquicia “RoboCop”), pocos son los que han conseguido que la mezcla funcione. Y eso a pesar de un guión que muchos han tachado de enrevesado en su fondo, provocando una paradoja temporal que ya se considera clásica a la hora de hablar del tema (a saber: que Kyle Reese sea el padre biológico de John Connor al viajar al pasado para proteger a Sarah Connor, de manera que si Skynet no envía al Terminator a matar a Sarah, él nunca viajará al pasado para protegerla, con lo cual John nunca llegará a nacer; explicado de manera más o menos patillera, porque a mí esto de las paradojas temporales me supera).

the_terminator_image1

Sin duda, la falta de presupuesto con la que se llevó a cabo el rodaje se hace notar hoy, 25 años después de su estreno, muchísimo más de lo que se vio en su día. Unos efectos especiales poco menos que risibles (especialmente si contamos con que, siete años antes, se había estrenado “La Guerra de las Galaxias”, referente claro en lo que a F/X cinematográficos se refiere), un maquillaje espantoso (las escenas, hoy imprescindibles en la franquicia, del Terminator siendo despojado de su tejido humano, revelando su endoesqueleto mecánico, hacen parecer a Arnold un pegote de plastilina) y el sonido monofónico (ya que no había pasta para rodarla en estéreo), resienten el visionado de la película, aunque ésta sigue conservando intactas todas sus virtudes: un ritmo trepidante, una trama que te engancha desde el primer minuto y el placer de ver a Arnold, el eterno salvador del mundo, en su único personaje de villano (lo de “Batman & Robin” no cuenta), tan grandioso como terrible, tan carismático como hierático (recordemos que apenas dice 130 palabras en toda la película), tan molón en su concepción y tan drástico en sus acciones que, en ciertos momentos, de la historia, estamos casi tentados de ponernos del lado de los malos. Y aunque, cómo no, los buenos ganan la partida (de momento), nos dejacon el gusanillo de saber que la cosa no ha terminado todavía. “Volveré”, dice. Y vaya que si vuelve. Pero eso, como dicen, es otra historia…

terminator-008

CURIOSIDADES

  • Para variar, el baile de nombres en el reparto fue notable: inicialmente, Schwarzenegger iba a interpretar a Kyle Reese, con Lance Henriksen dando vida al Terminator. Al final, Henriksen interpretó al detective Hal Vukovich y “Chuache” fue el Terminator, aunque antes todavía hubo otro nombre en la lista para dar vida al T-800: nada menos que O.J.Simpson, unos pocos años antes de que estallara todo el circo mediático sobre su juicio por asesinato.
  • El Terminator fue diseñado por Cameron con el personaje de El Pistolero (Yul Brynner) de “Almas de metal” (1973) en mente. En esta película, dirigida por el recientemente fallecido Michael Chrichton, Brynner interpreta a un androide de un parque temático que se estropea y se dedica a matar a los turistas, convirtiendo el lugar en una pesadilla.
  • La obsesión de Cameron por las mujeres ya le traía problemas en esa época: Gale Anne Hurd, co-guionista y productora de la cinta, y ex esposa de Cameron, estaba tan cabreada por los cuernos que su ex le había puesto que vendió el guión por 1 dólar. Sin duda, la transacción de más éxito de la historia.
  • Linda Hamilton pasó prácticamente todo el rodaje con el pie vendado, ya que se había roto el tobillo poco antes de empezar la filmación.
  • ¿Está el Terminator programado en COBOL? Eso dicen los informáticos que han visto la película (yo ni pajolera idea, la verdad), aunque también se aprecia código procedente de un Apple 2+ (sea lo que sea eso: soy una analfabeta informática de primer orden).
  • Michael Biehn, igual que Bill Paxton, es amiguete de James Cameron, y aparece en unas cuantas de sus películas (bueno, Paxton aparece en todas ellas). La gracia viene en que, en todas sus apariciones, Biehn es mordido en la mano por otro personaje. Esto sucede en “Terminator”, al igual que sucedía posteriormente tanto en “Aliens. El regreso”, como en “Abyss” (1989).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s