“Héroes”: Conclusiones al final de la temporada

Publicado: abril 30, 2009 en TV

heroes-logo1

El lunes terminó la tercera temporada de “Héroes”, y lo hizo con un destello de esperanza para aquellos que aún confiamos en la serie creada por Tim Kring. Después del desastre de la segunda temporada, y del relativo fiasco del Volumen III (que, de tanto prometer, se quedó en un bluff de los que hacen época), parece que las aguas empiezan a volver a su cauce, especialmente desde el regreso de quien fue su pieza maestra, Bryan Fuller. Y, sin embargo, todavía les queda mucho, mucho trabajo por delante si quieren volver a los gloriosos días de la primera temporada, cuando “Héroes” era la última gran maravilla de la ciencia-ficción televisiva. He aquí mis conclusiones al respecto de lo que ha dado de sí “Héroes” en esta temporada. (Aviso de spoilers).

VOLUMEN III: “VILLANOS”

heroes-season-3

Después de que la crítica y sus propios fans los despellejaran sin piedad, después de que el mismísimo Tim Kring tuviera que pedir disculpas a los fans de la serie (y no sería la primera vez), las promos veraniegas nos vendieron un regreso espectacular, con un puñado de villanos que iban a dejar al oh, muy gran Sylar en pañales con sus poderes y maldad, fugados de la prisión de Primatech para sembrar el caos y el mal allá donde fueran. En realidad, el bluff se hizo patente a los pocos capítulos, dado que apenas vimos unas pocas escenas en un par de capítulos donde los tan cacareados “villanos” se dedicaban a hacer de las suyas. Muchos de ellos, además, duraron lo que un pirulí a la puerta de un colegio sólo Kring sabe por qué. A la hora de la verdad, y a pesar de plantear a villanos tan interesantes como Knox, el (teórico) jefe de los fugados, que se hace más fuerte cuanto más miedo le tienen los que están ante él, el único villano que de verdad valió la pena fue Eric Doyle, a.k.a. El Maestro de Marionetas, el tío que más mal rollo ha dado jamás en una serie.

En realidad, el volumen se centró más en el retorno de Papá Petrelli, del que, viéndolo, entiende una la “inteligencia” que caracteriza a sus dos retoños, Nathan y Peter, que como todo el mundo sabe son lo más avispado que puebla la serie (y cada uno que entienda la ironía como le dé la gana); este supuesto megavillano, que daba tanto miedín que hasta la mismísima Angela Petrelli se acojonaba ante la sola posibilidad de que siguiera vivo, resultó ser al final un tipo más que simple, un mero malo al estilo James Bond pero con superpoderes, que para poder actuar necesitaba de su plantel de esbirros igualmente superpoderosos aunque con serios problemas de lealtades (que además se cargó al único personaje que merecía la pena de los presentados en la segunda temporada, el gran Takezo Kensei/Adam Monroe).

heroes-season3-1

Pero lo que más me molestó, sin duda, de todo el Volumen, fue ese repentino y absurdo cambio de bando protagonizado por mi bienamado y nunca bien ponderado Sylar. Como bien saben aquellos que me conocen, en cuestiones comiqueras (y, no nos engañemos, a estas alturas “Héroes” es una serie comiquera) soy amante de los grises. Nunca me han gustado personajes tan absolutamente buenos como Spider-Man o algunos de los X-Men -y me remito a la Marvel, porque de DC hay muy poco que salvar-, y sí en cambio personajes tan al borde del abismo como Lobezno, Magneto o la grandiosa Emma Frost. Todo ello viene a cuento porque Sylar pasó de ser un villano excelente, un psicópata sin remisión tuviera o no poderes, pero con todos los ingredientes de alguien así (vamos, que se movía en una amplia escala de grises, siempre cercanos al negro), a ser un niño bueno al que sólo le hacía falta una nueva mamá. Vale que la estrategia de Angela Petrelli no era mala del todo, pero el giro que los guionistas le dieron a Mr.Gray no tiene perdón. Y eso que habían empezado fuerte, con la impagable visita del superpsycho a la porris… estoooo, a Claire (lo siento, es un personaje que no soporto, lo más pijo, pesado y estúpido que me haya echado a la cara en una serie de estas características. Y encima todo el mundo intenta protegerla, pobrecita, no sea que le pase algo… ¡ES INMORTAL, IDIOTAS!), convirtiéndose así en invulnerable de una vez por todas. Pero de golpe y porrazo, Sylar decidió que quería ser bueno, que su “hermanito” Peter le caía bien y que iba a salvar el mundo; de verdad que, visto semejante cambio intelectual, llegué a pensar en algún momento que de verdad era un Petrelli, porque sólo los miembros de esta familia son tan tontos (a excepción de la gran Angela). Para rematar, y cuando lo de Gabriel (sí, hasta volvió a su antiguo yo, si es que éste existió alguna vez) ya era sonrojante de puro patetismo -sí, me estoy refiriendo a ese momento “cinco años después” en el que vemos a Gabriel hacer de amo de casa… Clamé a todos los demonios del infierno cuando lo vi, y luego me partí de la risa-, de repente hay un nuevo eclipse y lo resetean. Es que es la única manera de explicarlo, amigos: en un momento está bebiendo los vientos por Elle, y al siguiente le abre la tapa de los sesos sin compasión… En fin, dejo el tema que me estoy calentando.

heroes-season-3-sylar-wallpaper-big

En general, y aunque tuvo momentos más que buenos, el Volumen III ha sido enormemente irregular, lastrado probablemente por los errores del Volumen II y por unos guionistas que no se entendían entre ellos. Tramas que no llevaban a ninguna parte, personajes desaprovechados hasta el límite y otros sin ningún interés potenciados hasta el infinito, enrevesamientos argumentales absurdos y sin ninguna justificación… Vamos, que pasó lo que tenía que pasar: los fans se cabrearon y las audiencias bajaron en picado. De nuevo tuvimos a Tim Kring pidiendo perdón al personal, pero esta vez le iba a costar mucho más recuperar la confianza de los cabreadísimos fans.

VOLUMEN IV: “FUGITIVOS”

h2

He de reconocer que el nivel de calidad ha ido aumentando paulatinamente, aunque sin llegar a los magistrales niveles de la primera temporada. Ese inicio de volumen con Nathan convertido en un Hitler de los superpoderosos, hablando con una versión cabreada de Obama, me pareció estupendo. Siempre supe que Nathan era un hijo de perra con pocos escrúpulos, y su decisión concuerda con mis opiniones anteriores.

Por otro lado, el regreso a las fórmulas de la primera temporada era evidente, y hasta cierto punto se agradeció: volvimos a ver a Peter trabajando de enfermero, a Mohinder con el taxi… y a Noah cazando gente con superpoderes, otra vez del lado de los chungos (concretamente, del de Nathan y cia.). Claro que eso duró poco, y durante cierto tiempo pareció que volvíamos a las andadas: Nathan volvía a cambiar inexplicablemente de opinión sin venir a cuento, aparecían personajes absurdos que no servían para nada (el padawan de Sylar, otro crío insoportable donde los haya), se desaprovechaban propuestas de lo más interesantes (¡yo quiero que vuelva Samson!) y las tramas empezaban a liarse de mala manera. Y entonces sucedió el milagro: Bryan Fuller, el guionista pródigo que se largó al final de la primera temporada, regresó por la puerta grande con un capitulazo titulado “Cold Snap” que hizo las delicias de aquellos que todavía teníamos fe en la serie. Sin llegar a los niveles de la obra maestra de Fuller para la serie, “Company Man” (emitido en España como “El empleado fiel”), “Cold Snap” era sencillamente espléndido, recuperaba el tempo que no tenían los episodios de la serie desde hacía mucho tiempo y aglutinaba tres de los mejores momentos de toda la temporada en sus 40 y pico minutos de duración: el descubrimiento de la identidad de Rebel (que el que no lo supiera para entonces es que es un poco lento), la muerte de Daphne (llevada con un lirismo estremecedor) y el poder desatado de Tracy Strauss al final del episodio (Tracy es otro de mis personajes favoritos de la serie, por los mismos motivos que Sylar). Se iniciaba la recuperación.

heroes-season-3-episode-15-20090217061248

En cinco episodios, “Héroes” ha recuperado buena parte de la credibilidad perdida. No es que las cosas vuelvan a ser lo que fueron, pero sin duda esa sensación de travesía por el desierto que daba desde hacía tiempo al ver la serie empieza a remitir. Quizás una de las mayores pegas que se le puede poner a esta última fase de la temporada sea Danko: es un personaje que nunca acabó de cuajar con la trama del volumen, a pesar de que a primer golpe de vista un cazador de superpoderosos fuera una idea interesante; pero claro, para eso ya esta el sinpar Noah Bennet, que lo lleva haciendo desde el principio de la serie y es mucho más carismático e inteligente que Danko. En cualquier caso, no hay duda de que “Héroes” ha entrado en una nueva fase: con esa renovación in extremis para una cuarta temporada, Kring, Fuller y los demás van a tener que poner toda la carne en el asador para que las cosas se estabilicen del todo.

2008_heroes

De esa season finale que ha levantado opiniones tan encontradas (o ha encantado o la han odiado, no hay medias tintas), me quedo, precisamente, con los tres minutos finales, esos que nos avanzan qué será el Volumen V, titulado “Redemption”: Sylar el grande pugnando por salir a la luz entre los recuerdos del falso Nathan (por cierto, impagable toda la interpretación de Zachary Quinto a lo largo del capítulo anterior, “I am Sylar”, en ese extraño homenaje simultáneo a Norman Bates y al mismísimo Gollum; y es que Sylar ha llegado ya a unos extremos de locura terroríficos), y la no-tan-muerta Tracy, con sus nuevos poderes, clamando venganza contra aquellos que la secuestraron, torturaron y mataron en el Edificio 26. Ambos son, sin duda, lo mejor del capítulo. Esperemos que Fuller siga con la racha en la próxima temporada.

Que Mr.Muggles esté con vosotros.

Anuncios
comentarios
  1. Claudio dice:

    Hola, de casualidad encontre este post… en casi todo coincido en lo que describis en este post.
    La verdad me hecho recontra fanatico de la serie, me estoy devorando capitulo x capitulo.
    Quisiera saber la info mas actual de esta serie, de sus personajes y de sus actores. Ojala puedas ayudarme.
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s