Un poco de historia: 15 años del estreno de “Cadena Perpetua”

Publicado: septiembre 23, 2009 en Cine

27 Cadena Perpetua

Hay películas, peliculitas, bodrios que se olvidan y cosas que gustan. Y luego están ese tipo de películas que, después de haberlas visto por primera vez, sabes que estás ante algo inigualable, algo que ha conseguido lo que pocas películas consiguen: prevalecer como una experiencia imborrable en la memoria. En 1994 eso sucedió dos veces: con “Pulp Fiction” y con la película que aquí nos ocupa, “Cadena Perpetua”.

Hay muchas cosas que decir de ella, pero empecemos por las más técnicas: es la adaptación de una historia corta (o novella, como lo llaman en USA) del gran Stephen King (en una de esas ocasiones en las que se desmarca del género de terror, y que debería cultivar más), titulada “Rita Hayworth y la redención de Shawshank”, e incluída en el volumen “Las Cuatro Estaciones”. Es la historia de Andy Dufresne (Tim Robbins), un hombre sensible y culto, condenado a dos cadenas perpetuas consecutivas por los asesinatos de su esposa y el amante de ésta; es la historia de cómo es enviado al penal de Shawshank, Maine, donde impera un régimen de terror impuesto por los carceleros y el propio director, y de cómo Andy cambiará para siempre a los internos del penal. Es, ante todo, la historia de la amistad de Andy y el hombre para todo del penal, Red (Morgan Freeman), quien es capaz de conseguir desde un paquete de cigarrillos a un martillo de geólogo y un poster de Rita Hayworth.

theshawshankredemption1

“Cadena Perpetua” se estrenó el 23 de septiembre de 1994 sin demasiado ruido. Con el paso de los años ha ido escalando posiciones, y hoy día se encuentra entre las películas más valoradas de la historia: ocupa el nº1 en el Top 250 Movies of All Time de la IMdB, y la lista del AFI (American Film Institute) la coloca en el puesto 72 de las mejores películas de la historia. Sin embargo, en su día incluso los Oscar la ningunearon, y, de las siete nominaciones que obtuvo, se fue de vacío frente a “Forrest Gump”, película que, con perdón, no le llega ni a la suela de los zapatos.

“Cadena Perpetua” es una película que habla de muchas cosas: del horror de las cárceles en la América de los años ’30 y ’40, de cómo los poderosos se aprovechan de los débiles, del dolor, de la rabia, de no encajar… Pero, sobre todo, de lo que habla “Cadena Perpetua” es de dos cosas: de la amistad y de la esperanza.

Shawshank460

La amistad que se crea entre Andy, el refinado, culto y sensible banquero, y Red, que carece de todas esas cosas pero tiene otra aún más importante en Shawshank: instinto de supervivencia. Las interpretaciones de Tim Robbins y Morgan Freeman son, con casi toda seguridad, las mejores que ambos actores han realizado jamás (a pesar de que, con el tiempo, ambos ganarían el Oscar, uno por “Mystic River” y el otro por “Million Dollar Baby”), llegando a unos niveles de sensibilidad y lirismo absolutamente escalofriantes: entre mis favoritos está, claro, aquél en el que Andy le habla a Red de su deseo de vivir en Zihuatanejo, México, y de qué debe hacer si algún día sale de prisión. Simplemente maravillosa.

Y es que los actores están, todos, sensacionales: empezando por Robbins y Freeman, alma de la película (qué diferente hubiera sido el personaje de Red si lo hubiera hecho Clint Eastwood, o Paul Newman, como estaba previsto), y siguiendo con los principales antagonistas: Bob Gunton, como el beato e hipócrita alcaide de Shawshank, y Clancy Brown, más conocido como el villano de “Los Inmortales” o el sargento chungo de “Starship Troopers”, como el sádico y salvaje capitán Hadley, el jefe de los guardias de la prisión. Aunque mi personaje favorito sigue siendo Brooks Hatlen, el anciano bibliotecario de la prisión: la interpretación que hace James Whitmore consigue ponerme los pelos de punta cada vez que la veo, y creedme, la he visto muchas veces.

the-shawshank-redemption

La esperanza es el otro sentimiento que recorre la película: esperanza en la liberación, en una vida mejor, en la redención de los pecados, sean estos ciertos o no. Da igual los palos que te pegue la vida, merece la pena seguir viviendo porque hay algo mejor al otro lado del túnel, tiene que haberlo. Como dice Andy: “La esperanza es una buena cosa, y las buenas cosas nunca mueren”.

Hoy hace 15 años del estreno de esta maravilla, y, aunque Frank Darabont (probablemente el director que mejor ha sabido entender y tratar la obra de Stephen King) intentó volver al mismo terreno con “La Milla Verde” -una excelente película, por otra parte-, ya no fue lo mismo. Nos falta algo, probablemente la sensación de que no hacen falta fenómenos extraños para que se produzcan los milagros; nos faltan la sensibilidad de un hombre corriente, y la bondad de un asesino. Nos falta Zihuatanejo. Bueno será, pues, que volvamos allí, a pasar un rato con Andy y Red; se lo han ganado a pulso.

Anuncios
comentarios
  1. carolina pichuante dice:

    lejos la mejor pelicula que he visto en mi vida, ya se me olvidan las veces en que la he visto, y todas las veces en que se me ponen los pelos de punta ……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s