Los 1001 Halloween: HALLOWEEN ZOMBIE

Publicado: octubre 20, 2009 en Cine, Los 1001 Halloween

ZOMBIE

Los zombies están de moda. Hay películas de zombies, novelas de zombies, cómics de zombies, zombies alienígenas, superhéroes zombies, zombies steampunk… No hay ningún género o medio que se salve de ser zombificado, con más o menos gracia. Y como nuestros simpáticos amigos comecerebros no podían faltar en cualquier Halloween que se precie, he aquí unas cuantas muestras de lo mejor del género zombie. Que aproveche:

LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES (Night of the Living Dead, George A.Romero, 1968)

La original, la única e incomparable obra del maestro Romero, grande como ella sola aunque esté hecha con cuatro duros y se note a tres kilómetros de distancia. El género zombie le debe todo a esta peliculita en blanco y negro que, encima, tuvo la osadía de tener por protagonista a un actor afroamericano, y que, 40 años después, sigue dando un mal rollo impresionante. Con un par de pelotas, George.

AMANECER DE LOS MUERTOS (Dawn of the Dead, Zack Snyder, 2004)

Estaba entre poner la original de Romero o ésta, pero ya había incluído “La Noche de los Muertos Vivientes”. Y, además, para qué voy a negarlo, el remake de Zack Snyder me gustó más (adelante, lapidadme). Vemos a zombies rápidos en todo su esplendor, un dispara-a-zombie-famoso, un bebé zombie y a Sarah Polley, una de mis actrices favoritas. Y tiene el honor de ser la película que resucitó el género (perdón por el chiste malo).

[REC] ([REC], Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007)

El sleeper más grande de la historia del cine español es esta cinta de zombinfectados (no sea que Enjuto Mojamuto se nos ofenda) que transcurre íntegramente en un edificio de viviendas (para más señas, en el 34 de Rambla Catalunya, en Barcelona). Si yo fuera uno de los vecinos no volvía a vivir allí ni de coña. Zombies muy, muy chungos, ambiente claustrofóbico y la jodía niña Medeiros tocando la moral. Y Pablo grabándolo todo, por su puta madre.

28 DÍAS DESPUÉS (28 days later, Danny Boyle, 2002)

Y de los zombinfectados de “[REC]”, a los infectados directos de “28 días después”. Un virus de laboratorio, una panda de ecologistas chungos, y se lía parda. 28 días después, el mundo se ha ido al garete y el bueno de Jim (Cillian Murphy) se despierta de un coma y flipa. Toda la mala leche y el talento de Danny Boyle al servicio de su mejor película después de “Trainspotting” (y sí, me atrevo a decir que es mejor que “Slumdog Millionaire”, aunque sólo sea porque no es un puñetero crowd pleaser), y que contiene además una de las escenas más fascinantes que he visto en un cine: ese Londres desierto y arrasado por el pánico me pone los pelos de punta cada vez que lo veo.

ZOMBIES PARTY (Shaun of the Dead, Edgar Wright, 2004)

La comedia de zombies definitiva (con permiso de “Dead Snow”), la que nos descubrió al grandioso Simon Pegg, la que nos enseñó que un palo de cricket es la mejor arma en caso de apocalipsis zombie. “Shaun of the Dead” (me niego a volver a escribir su horroroso título español) es un peliculón zombie de cabo a rabo, con momentos absolutamente antológicos y uno de los personajes más irritantemente encantadores que he conocido jamás: el vago, capullo, idiota y sin embargo necesario Ed (Nick Frost), amiguete del alma de Shaun (Pegg). ¡Ah! Y sale Bill Nighy, otro freak de pro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s