R.I.P. Tony Curtis (1925-2010)

Publicado: septiembre 30, 2010 en Actualidad, Cine, Obituario
Etiquetas:, ,

Se ha ido uno de los últimos grandes iconos del Hollywood clásico. El actor Tony Curtis falleció ayer de un infarto en su casa de Las Vegas, a los 85 años de edad.

De nombre real Bernard Schwartz, vino al mundo en Nueva York, concretamente en el Bronx, en 1925. Hijo de inmigrantes judíos, creció en la pobreza e incluso pasó una temporada en el orfanato. Tras la muerte de su hermano Julius en un accidente de tráfico, se enroló en los marines y, tras licenciarse, se integró en las filas del New York Dramatic Workshop. Allí fue descubierto por Joyce Selznick, agente de actores y sobrina del productor David Selznick, quien le consiguió un contrato con Universal Pictures. Debutó en el cine a los 23 años con un papelito de apenas dos minutos en “Criss Cross”, donde bailaba junto a Yvonne DeCarlo. Fue el inicio de una esplendorosa carrera que se extendería durante casi sesenta años, siendo especialmente relevante durante los ’50 y los ’60. Entre sus trabajos más recordados encontramos “Chantaje en Broadway” (1957), donde le dio excelente réplica a Burt Lancaster; “Fugitivos” (1958), junto a Sidney Poitier, que le valió una nominación al Oscar; “Espartaco” (1960), donde fue el compañero de batallas de Kirk Douglas y protagonizó uno de los diálogos con mayor doble sentido de la historia al lado de Laurence Olivier; o “El Estrangulador de Boston” (1968), donde personificó de forma extraordinaria al asesino Albert DeSalvo.

Sin embargo, si Curtis es recordado por una película esa es “Con faldas y a lo loco” (1959). La maravillosa cinta de Billy Wilder, epítome de la comedia travestida a la que décadas más tarde se apuntarían Dustin Hoffman o Robin Williams, entre otros, tenía a Tony Curtis como galán de la historia, aportando la parte romántica a la trama con sus hilarantes intentos de seducir al personaje de Marilyn Monroe, mientras enfrentaba más que dignamente el talento cómico del gran Jack Lemmon.

Con una filmografía de más de 130 películas y series de televisión, Curtis fue un trabajador incansable que no dejó nunca de rodar, trabajo que compaginó con su gran pasión, la pintura, hasta el punto de llegar a exponer en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York hace tres años. Su otra gran pasión fueron sin duda las mujeres: por su vida pasaron algunas de las más célebres actrices de Hollywood, entre ellas la Monroe, de la que posteriormente diría que “besarla ha sido como besar a Hitler” (a lo que Marilyn replicó con cierta sorna que Curtis le tenía envidia porque los vestidos le sentaban mejor a ella). Se casó hasta en cinco ocasiones, la más conocida con Janet Leigh, madre de su hija, la también actriz Jamie Lee Curtis. Además de Jamie Lee, Tony Curtis tuvo otros cinco hijos, de los cuales le sobreviven cuatro; también le sobrevive su última esposa, Jill Vandenberg, 42 años más joven que él.

Anuncios
comentarios
  1. bishop2 dice:

    En El estrangulador de Boston está soberbio… también muy bueno en Espartaco…descanse en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s