Crítica: Super 8

Publicado: agosto 19, 2011 en Cine, Críticas
Etiquetas:, , , , , ,

T.Original/Año: “Super 8” (2011)
Dir.: J.J. Abrams
Int.: Joel Courtney, Kyle Chandler, Elle Fanning, Riley Griffiths, Ryan Lee, Gabriel Basso, Zach Mills, Ron Eldard, Noah Emmerich, Glynn Turman

Es muy difícil explicarle a alguien que no creció en los ’80, con las películas surgidas de la factoría Amblin y similares, el por qué “Super 8” es una película tan emotiva. Esa persona no comprenderá el que nos riamos, nos emocionemos, o simplemente se nos pongan los pelos de punta, al ver lo que han parido al alimón J.J. Abrams y Steven Spielberg. En lo que a mí respecta, “Super 8” ha sido un viaje de vuelta a mi infancia, a los cines de sesión continua, a películas como “Los Goonies”, “Cuenta conmigo”, “Exploradores” y un sinfín más, de las que mi memoria sentimental cinematográfica está plagada.

En una época donde, o las películas apenas tienen trama, o bien éstas son retorcidas una y otra vez buscando epatar al espectador, “Super 8” posee el raro don de un guión (casi siempre) sólido, a la par que sencillo. Una historia que no es original, que bebe de un sinfín de historias anteriores, pero que busca precisamente eso, el que reconozcamos situaciones, guiños y estereotipos, sin que por ello suene a trillado o a aburrido. Y es que, si hay algo que “Super 8” no hace, es aburrir: como en la época del Spielberg más lúdico (cómo se le echa de menos), la película de Abrams busca entretener al espectador, no darle una lección cinematográfica. Y a fe que lo consigue; son dos horas de puro carrusel aventurero, sentimental y emotivo, con todos los pros y contras que ya tenía el cine de los ’80, incluyendo un cierto desaprovechamiento de tramas y personajes. Pero, eh, ¿a quién le importa lo que hagan los militares, cuando Joe, Alice y los demás de la pandilla están en peligro mortal?

El equipo de jóvenes actores, casi todos ellos desconocidos, funciona fantásticamente bien, a pesar de cierta tendencia a abusar de sus características personales (el aspirante a director es un mandón compulsivo; hay un personaje que emula las reacciones físicas del Stan de “South Park”; y eso por no hablar del chalado de los explosivos…). De todos ellos, quien brilla con luz propia es Elle Fanning, que deja atrás su estado de “hermana de Dakota Fanning” y borda aquí una interpretación estupenda. Desde luego, se le augura un futuro bastante más halagüeño que el de su hermana mayor, dedicada últimamente a eso de los vampiros gusiluz.

En el apartado técnico, hace gala de unos magníficos FX, obra y gracia de varios de los colaboradores habituales de Clint Eastwood, y de unos efectos de sonido pluscuamperfectos, que alcanzan su máxima expresión cuando asistimos a proyecciones de 8 mm. Todo, redondeado con la estupenda fotografía granulada de un artesano de la imagen como Larry Fong, surgido al calor de “Perdidos” y DF habitual de Zack Snyder; y con la banda sonora del compositor de cabecera de Abrams, el gran Michael Giacchino, que se deja acompañar esta vez de canciones de la época como “My Sharona”, de The Knack, “Don’t bring me down”, de The Electric Light Orchestra, o “Heart of Glass”, de Blondie.

Una deja la sala donde ha visto “Super 8” con la sonrisa en la cara, con la sensación de haber vuelto a una época irrepetible de nuestras vidas, y a una forma de hacer películas que, por desgracia, ya no está de moda. Sin embargo, también queda un pesar, una sensación agridulce: la de saber si este (brillante, lógico) relevo generacional de Spielberg a Abrams es la forma que tiene el maestro de decir adiós a aquello que una vez hizo y que, seamos sinceros, hace mucho tiempo que ya no es igual. Tal vez, por desgracia, Peter Pan ha crecido, como lo hemos hecho nosotros, y es consciente de que ha llegado el momento de pasar la antorcha; ley de vida, supongo, y si hay algo que Spielberg nunca ha ocultado a sus niños es que la vida es, a veces, muy dolorosa.

Anuncios
comentarios
  1. dssd dice:

    no me gusto, estoy de acuerdo que es un intento de revivir esa magia del cine de los 80s de spielberg, lucas y zemeckis, pero le hace falta muchisima gracia, los niños son antipaticos, los adultos son basicamente ciegos y tontos, personalmente no aguante ver mas que la mitad de la pelicula

    creo yo que el exito del cine ochentero es que no se tomaba tan en serio a si mismo, cuando se ven los gonnies , el vuelo del navegante es obvio que no son peliculas que intentan ganarse premios solo quieren hacer que el publico disfrute

    Un ejemplo, la nueva version de pesadilla en la calle del infierno, linea por linea , actor por actor, podria decirse que es mejor que la anterior, pero se olvidaron que esta clase de peliculas no son para tomarse en serio, freddy krueger perdio toda la gracia que tenia el anterior, no dudo que el actor que encarna al nuevo freddy es muchisimo mejor pero no se requeria tanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s