Crítica: 50/50

Publicado: enero 31, 2012 en Cine, Críticas
Etiquetas:, , , , ,

T.Original/Año: “50/50” (2011)
Dir.: Jonathan Levine
Int.: Joseph Gordon-Levitt, Seth Rogen, Anna Kendrick, Bryce Dallas Howard, Anjelica Huston, Philip Baker Hall, Matt Frewer

“Cáncer” es una palabra grande. Muy grande. A todos nos aterra la posibilidad de que, un día, sin comerlo ni beberlo, nos diga un médico que hemos entrado a formar parte de ese club del que nadie quiere ser socio. Y, aún así, nadie está a salvo de ello; todos somos, en mayor o menor medida, enfermos potenciales. Escrita por Will Reiser, alguien que sabe de primera mano qué es enfrentarse al cáncer y superarlo, “50/50” tiene la enorme virtud de romper con muchos de los tabúes existentes alrededor de tan dura enfermedad y de quienes la padecen. Porque si bien es cierto que son personas enfermas, y que aquellos que forman parte de sus vidas deben adaptarse a lo que ello conlleva, no es menos cierto que la parte importante de la expresión es que son personas, con sus defectos y virtudes como el resto de la gente, a los que muchas veces se trata como niños pequeños por el mero hecho de estar enfermos, sin darnos cuenta de que, en realidad, no les estamos ayudando, sino todo lo contrario.

Este es un aspecto que “50/50” trata en toda su magnitud. Y contrapone las diferentes actitudes que se dan alrededor de una persona enferma de cáncer, en este caso Adam (un excelente Joseph Gordon-Levitt), que, para más inri, es un chico joven, un caso en el que la piedad mal entendida se suele magnificar aún más. Las reacciones van del (comprensible) dolor y preocupación de su madre (fabulosa Anjelica Huston, mucho mejor que la mayoría de las nominadas al Oscar de este año), quien ya tiene que cuidar de un marido enfermo de Alzheimer, al egoísmo de su novia (una Bryce Dallas Howard a la que llegas a odiar de forma salvaje), que no quiere tener que “hacer de enfermera”, pasando por el optimismo a prueba de balas de su mejor amigo, Kyle (Seth Rogen, en el mejor papel de su carrera, puede que por el hecho de que se esté interpretando a sí mismo), que, con la mejor de las intenciones, intenta alejar a Adam del victimismo y el miedo, aunque no siempre lo consiga.

Esta última relación es la base de la película, fundamentada principalmente en la buena química existente entre Gordon-Levitt y Rogen, quienes consiguen construir y mantener la dinámica de polos opuestos sin llegar en ningún momento a posiciones extremas: Adam tiene miedo y rabia, pero no es un amargado, mientras que Kyle es un optimista nato y un poco gañán, pero no es un payaso estúpido y, como descubrimos hacia el final de la historia, también está asustado y preocupado por su amigo. Gracias a ellos, y al guión escrito por Will Reiser (en el que, imagino, algo habrá contribuido Rogen, quien al fin y al cabo jugó en la experiencia de Reiser un papel similar al que Kyle juega en la de Adam), la cinta mantiene un equilibrio ejemplar entre la comedia (toda la secuencia en la que Kyle intenta llevarse a Adam de ligue, aconsejándole que use su enfermedad como gancho) y el drama (los momentos finales, cuando todos los personajes deben enfrentar la operación a la que se somete Adam, conscientes de que puede no salir de ella con vida), sin dejarse arrastrar completamente por ninguno de los dos. Quizá los momentos más flojos son los que retratan la relación de Adam con su psicóloga y novia potencial, Katherine (adorable Anna Kendrick), y que viran en algunos momentos hacia la rom-com, lo que no está del todo mal, pero me pregunto si hubiesen incluido de haber elegido a un actor menos guapo y con menos cara de cachorrito desvalido que Joseph Gordon-Levitt.

Éste último carga sobre sus espaldas con el protagonismo absoluto de la película (está en prácticamente el 100% de los planos), y lo hace fantásticamente bien, arrastrando al espectador por toda la marea de sentimientos que provoca hacer frente al cáncer, de la incredulidad a la rabia, del miedo a la serenidad, de la impotencia ante su situación a la comprensión de los que intentan estar a su lado. Si bien no es un one man show, sí es la pieza principal del engranaje, que probablemente hubiese fallado (y con él toda la película) de haberse puesto en manos menos capaces que las de este joven actor, tan solvente en papeles cómicos -que son los que la mayor parte de la gente le conoce, con excepción del de “Origen”– como dramáticos. La prueba principal de su buen trabajo está en cómo le aguanta el asalto, casi sin pestañear, a una actriz como Anjelica Huston: su despedida justo antes de entrar al quirófano, sin saber si volverán a verse, es de las escenas más emocionantes que he visto en bastante tiempo.

Aunque no es una película excelsa, “50/50” es una pequeña gran película, dotada de unos actores magníficos (atención al dúo de secundarios Baker Hall/Frewer, como los compañeros de quimioterapia, algo fumetas, de Adam), con un guión sensible que no sensiblero, y que es, ante todo, un canto a la amistad, a la vida y al amor, no necesariamente entendido como algo romántico. Porque se nos olvida que, muchas veces (la mayoría), detrás de las personas enfermas, sea de cáncer, Alzheimer o cualquier otra cosa, hay gente que sufre, ríe, llora y ama con ellos; gente tan luchadora como ellos (a veces más), que no es perfecta, por supuesto, pero sin los cuales plantar cara a la adversidad sería muchísimo más jodido de lo que es. No siempre encuentran la forma correcta de hacerlo, pero están ahí cuando se les necesita, sin pedir nada a cambio. Ellos son tan héroes como quien afrenta la enfermedad, y los que mejor saben que una cosa es estar al lado de un enfermo, y otra muy distinta, tenerle lástima. Vaya pues, por ellos, esta joya en miniatura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s