Crítica: El Caballero Oscuro. La leyenda renace

Publicado: julio 22, 2012 en Cine, Comics, Críticas
Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

T.Original/Año: “The Dark Knight Rises” (2012)
Dir.: Christopher Nolan
Int.: Christian Bale, Tom Hardy, Anne Hathaway, Michael Caine, Gary Oldman, Morgan Freeman, Marion Cotillard, Joseph Gordon-Levitt, Matthew Modine, Juno Temple

Unas semanas antes del estreno de “El Caballero Oscuro. La leyenda renace” (horrible y absurdo título español de “The Dark Knight Rises”) empezó a producirse un curioso fenómeno, que podríamos describir como el enfrentamiento entre nolanitasnolanhaters -terribles nombres, lo sé, pero se hace lo que se puede-. Aunque las causas no están del todo claras, parte de la responsabilidad hay que atribuirla al incesante bombardeo publicitario al que hemos estado sometidos desde hace más o menos un año, y que ha provocado un hartazgo monumental en mucha gente, entre los que me he contado, aunque sea a ratos. Así pues, casi antes de que la película llegara a los cines, podían oírse tantos comentarios que la convertían en una obra maestra, como que la trataban de fiasco y basura indigna de Nolan y de la franquicia.

Para quien esto escribe, no es ninguna de las dos cosas, pero sí una película fallida.

El mayor problema al que se enfrentaba “El Caballero Oscuro. La leyenda renace”  era el hecho de competir contra sí misma; o, más concretamente, contra “El Caballero Oscuro”, posiblemente una de las mejores películas de superhéroes de la historia, y sin duda la mejor película de Christopher Nolan hasta el momento. Y, como era de esperar, no resiste la comparación: si en “El Caballero Oscuro” teníamos una historia emocionante -en todos los sentidos de la palabra-, actores en estado de gracia, un guión extraordinario y unas escenas de acción sensacionales, todo ello queda diluido en “El Caballero Oscuro. La leyenda renace”. La historia, a pesar de tener toda una serie de detalles de enorme calidad, hace aguas por todas partes, arruinando sus elementos interesantes con unos agujeros de guión incomprensibles y/o mal explicados; no entraré en detalles para evitar spoilers, aunque, francamente, a los diez minutos de película se ven claramente todos y cada uno de los “giros de guión” que supuestamente debían sorprender.

Los actores, a los que tanto he oído alabar, van con el piloto automático puesto. No es que estén mal, que no lo están; simplemente están ahí, soltando sus líneas, de forma más o menos efectiva, pero fría. No hay nada del Bruce Wayne complejo y atormentado de sus predecesoras en Christian Bale, y poco, o muy poco, del excelente comisario Gordon de Gary Oldman. Incluso un actor de la talla de Michael Caine va a la búsqueda de la lágrima fácil, y ni aún así consigue emocionar. Aunque los que salen peor parados son, sin duda, Anne Hathaway (que ni es sexy, ni ambigua, ni misteriosa, y cuya Catwoman es de un insulso que tumba de espaldas) y Tom Hardy, que, además de tener que enfrentarse a la sombra de Heath Ledger -algo de lo que sale trasquilado, por supuesto-, tiene un personaje poco agradecido, sin prácticamente chicha, y que encima se ve perjudicado por un doblaje espantoso. El único que se salva de la quema (o casi) es Joseph Gordon-Levitt, que cuenta con un personaje mucho más agradecido de lo que era de esperar (si bien tampoco es una maravilla), y al que interpreta con integridad, solvencia y ganas, que es más de lo que se puede decir del resto del reparto.

Como contrapunto, la mayoría de las escenas de acción de la película mantienen el tipo, y, aunque tal vez no lleguen a la altura de las de su predecesora, tienen ritmo, enganchan y están bien llevadas; además, cuenta con una de las escenas más malvadamente divertidas de la trilogía, a cargo de un viejo conocido de la misma, en un cameo que nada tiene que envidiar a los de Bruce Campbell en las películas de Sam Raimi.

Si “El Caballero Oscuro. La leyenda renace” fuese una película de superhéroes cualquiera, andaría sobre la media, ni muy arriba, ni muy abajo. Sin embargo, se nos ha vendido como la octava puñetera maravilla, como la película que iba a dejar en bragas al resto de películas del género, para siempre. Y ahí, la verdad, fracasa estrepitosamente. En un año en que el público ha optado por abandonar el modelo del superhéroe dark and gritty para volver a los colores chillones y la hiperbólica y absurda alegría de “Los Vengadores”, Nolan debería haber hecho algo muchísimo más sólido para mantener el listón. No ha sido así y, aunque “El Caballero Oscuro. La leyenda renace” está lejos de ser una mala película, no es, ni por asomo, el cierre que la franquicia merecía. Aunque los nolanitas digan lo contrario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s