Crítica: Gravity

Publicado: octubre 10, 2013 en Cine, Críticas
Etiquetas:, , , , ,

gravity

T.Original/Año: Gravity (2013)
Dir.: Alfonso Cuarón
Int.: George Clooney, Sandra Bullock

Qué malo es el hype, señores. Pero qué malo. Cuando Gravity hizo acto de aparición en el pasado Festival de Venecia, la concurrencia enloqueció: que si era la película del siglo, que si era la nueva 2001, que si iba a cambiar el cine tal como lo conocemos… Cuando llegó a San Sebastián, se oyeron palabras como “milagro” (juro que esto es cierto). Ante tamaña explosión de entusiasmo, una no podía evitar pensar qué demonios habría parido Alfonso Cuarón, sobretodo teniendo en cuenta que la protagonista es una actriz tan denostada como Sandra Bullock. Las expectativas se dispararon, los adoradores sectarios crecieron como champiñones, y los haters no tardaron en sacar la nariz (como ya comenté hace unos días, esto no deja de ser un problema de retroalimentación). Así que entenderéis que entrase al cine con bastante miedo y un punto muy alto de escepticismo. ¿Era realmente Gravity esa maravilla increíble de la que todos hablaban? ¿No se la estaría sobredimensionando?

Sí y no. No y sí. Vayamos por partes. Desde mi punto de vista, Gravity no es una película milagrosa ni un punto y aparte en la historia del cine. Ignoro cuál hubiese sido mi opinión de haberla visto sin saber nada de ella. Pero lo cierto es que con el bombardeo de información sufrido (en algunos casos en el sentido más literal de la palabra), Gravity me parece la enésima muestra de película sobredimensionada hasta extremos demenciales. ¿Quiere eso decir que no es una película extraordinaria? En absoluto.

En los aspectos puramente técnicos, Gravity es una de las películas más redondas, si no la que más, de los últimos diez años. Han tenido que pasar tres años, casi cuatro, desde que James Cameron resucitó el 3D con Avatar, para que alguien haya parido una película con un 3D que realmente aporte algo, que se integre en la historia de forma milimétrica, y, sobre todo, QUE ESTÉ BIEN HECHO. Jodidamente bien hecho. Alucinantemente bien hecho. Gravity es una película que no se abarca sin el 3D; se puede entender, pero no digerir ni disfrutar en toda su magnitud. Por una condenada vez, esta talibán del anti-3D que os escribe ha quedado absolutamente convencida de lo imprescindible que el 3D le es a esta película. Pero no es sólo el 3D lo que hace extraordinaria a Gravity. La dirección de Alfonso Cuarón es, lisa y llanamente, brutal. La tensión que crea, la habilidad con la que dirige tanto momentos de calma estática (¡qué hermosa, qué rematadamente bella se ve la Tierra!) como momentos totalmente trepidantes (ese final. ESE FINAL), su capacidad para mantener enganchado al espectador con sólo dos actores y un guión más plano que una tabla de planchar… Cuarón confirma lo que ya demostró con Hijos de los hombres: que es el mejor director de sci-fi adulta que hay hoy día.

Entonces, ¿de qué me quejo? Aparte de por la capacidad increíble del personal para encontrar cada año un nuevo dios cinematográfico (algo que está claro que no es culpa de Cuarón ni de la película), de algo que Gravity no merecía: su guión. No es que sea malo, es que, como ya he dicho, es plano como el encefalograma de una choni. Por mucho que lo pretenda, no hay desarrollo de personajes más allá de una pincelada que, en realidad, no aporta nada. El interés, el por qué el espectador se queda enganchado a la peripecia de la doctora Stone, es enteramente mérito de la dirección de Cuarón y -no me puedo creer que vaya a ecir esto- de la interpretación de Sandra Bullock. Punto. Eso no me hubiese molestado en otras circunstancias. Hay decenas de películas con guión inexistente en las que ese es el menor de los males, e incluso se pasa por alto. Pero… ¿esos diálogos absurdos? ¿Y esos plagios? Porque me niego tajantemente a llamarlos homenajes, ni referencias. Ese simbolismo barato de la postura fetal, calcada de 2001, ese discurso “última superviviente” fusilado de Alien… ¡Ese momento Barbarella! ¡Por dios, no me digáis que no os habéis dado cuenta! Todo eso, y algunas cosas que me dejo en el tintero, es indigno de una película de la calidad de Gravity. Indigno e indignante.

Gravity es una experiencia sensorial sin precedentes. Es, incluso, una excelente película de aventuras, o de sci-fi hard. Pero no cambiará la historia del cine; a lo sumo, hará que unos cuantos directores se planteen usar el 3D como dios manda de una puñetera vez. Que no es moco de pavo, visto el panorama.

P.D.: Por cierto, que no os vendan la moto. Se pasan la película lanzando objetos a la cara del espectador. El que dijo que no lo hacían, o está ciego, o tonto, o tiene un morro que se lo pisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s