Reconozcámoslo, el friki es una criatura difícil de impresionar, en lo que al género de terror se refiere. Ha tragado tanta mierda -de la buena, de la mala y de la peor-, y en tantos tamaños, colores y formas distintos, que hay que ser muy hábil para hacer que se asuste, y ya no digamos para que pase miedo de verdad. Sin embargo, detrás de todo friki veterano que ni parpadea ante el enésimo susto, hubo una vez un niño acojonado que se escondía detrás del sofá cada vez que sus terrores favoritos aparecían en pantalla. Estos fueron -en algunos casos, aún son- algunos de los míos.

IT (1990) – Pennywise

Mi terror de los terrores, el único de toda esta lista que ha sobrevivido hasta ahora. Me declaro aterrorizada por los payasos, y el único responsable de ello es Tim Curry. El entrañable doctor Frank’N’Furter es el culpable de que, a día de hoy, ya en la treintena, tenga que pasar corriendo la pantalla si en ella aparece una imagen de Pennywise (no os podéis hacer una idea de lo que me ha costado buscar una imagen para incluirla en el post), y de que no le quite ojo al desagüe cada vez que voy a ducharme, entre otras manías esquizoides. No exagero. El payaso de los infiernos creado por Stephen King e inmortalizado por el actor británico es y será la gran pesadilla audiovisual de mi vida. Y eso, como el amor, es para siempre.

it-1990-

El chico de oro (1986) – Sardo Numspa Demon Edition

Como a tantos otros, me encanta ver a Charles Dance encarnando a Tywin Lannister en Juego de Tronos. Pero, a diferencia de la mayoría, que lo hace porque aprecia una excelente interpretación de un personaje estupendo, mis motivos son algo más freudianos. A mí, Tywin me da miedo porque Charles Dance me acojona desde que, a los seis años, le vi convertirse en un demonio chungo que intentaba matar a Eddie Murphy y al nene aquel mientras volaba por los aires. No es que tenga que taparme los ojos o salir huyendo, pero la sensación de mal yuyu que me da cada vez que le veo es importante. Pero es mal yuyu del bueno, no del que me da cuando veo a Eddie Murphy.

Thegoldenchild19864_zpsa43f0299

Furia de Titanes (1981) – Medusa

El polo opuesto de Pennywise es la Medusa stop-motion creada por Ray Harryhausen para la versión original de las andanzas de Perseo. A diferencia de otros muchos sustos que hicieron que me escondiera debajo de la cama, la Gorgona de Harryhausen hacía que no le pudiese quitar la vista de encima, a pesar del miedo que me daba (Calibos, el villano de la función, también me daba mal rollo, pero nada comparable a la gloriosa Medusa). Es una puñetera obra maestra, y la única muestra de esta lista que no me importaría tener como decoración en casa. Y sin usar CGI cutre con supermodelo al fondo.

10246032_gal

¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988) – “Cuando maté a tu hermano hable así… Así… ¡¡¡ASÍÍÍÍ!!!”

Ah, Roger Rabbit, posiblemente uno de los personajes más queridos de mi infancia, junto a E.T., Gizmo y Fujur. Todo a su alrededor es tan divertido, tan entrañable… Todo, claro, excepto el juez Doom, posiblemente el personaje más chungo y malrollero que ha interpretado nunca Christopher Lloyd, y mira que de eso sabe un rato. Se pasa toda la película dando miedito, pero el momento en que revela su verdadera identidad debería figurar en todas las listas de “cómo traumatizar niños”, y no precisamente por la parte baja.

Judge-doom

Thriller (1983) – Hombres lobo

Para cualquiera que viese el videoclip más famoso de la historia siendo niño, el tema de los zombies debía ser terrorífico. No para quien esto escribe, más que nada porque no llegué a verlos hasta más de una década después. El momento en el que Michael Jackson se empieza a retorcer y levanta la vista luciendo enormes dientes y ojos amarillos estuvo a punto de provocar que la policía viniese a mi casa, y definitivamente hizo que mi madre nunca más volviese a dejarme viendo la televisión sola mientras hacía la comida. Y como John Landis parecía empeñado en destruir mi salud mental infantil, resultó que volví a encontrarme con exactamente el mismo maquillaje unos años más tarde, la primera vez que vi Un hombre lobo americano en Londres (1981). Yo también te quiero, John.

Michael-Jackson-Thriller-werewolf-werewolves-32231492-461-345

An-American-Werewolf-in-London-David-Wolf

 

 

 

 

 

 

BONUS TRACK: Querido Conde Draco. Sí, el de Barrio Sésamo. El que enseñaba a contar a los niños, acompañado de sus murciélagos. El que mi muy querida tía tuvo a bien colgar de la lámpara de mi habitación para echarse unas risas a mi costa. Te recordaré cada vez que oiga un trueno, o que un relámpago ilumine la habitación. Con cariño, mi yo de tres años.

bonus-count-von-count-sesame--large-msg-131284081035

Anuncios
comentarios
  1. chabe machete. dice:

    Chido tu pedo chiquitop.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s