Archivos de la categoría ‘Críticas’

BQl6nagCcAAA8I5

T.Original/Año: Thor: The Dark World (2013)
Dir.: Alan Taylor
Int.: Chris Hemsworth, Natalie Portman, Tom Hiddleston, Christopher Eccleston, Anthony Hopkins, Idris Elba, Jaimie Alexander, Zachary Levi, Ray Stevenson, Rene Russo, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Tadanobu Asano, Stellan Skarsgard, Kat Dennings

De las películas que integraron la llamada “Fase Uno” del Marvel Cinematic Universe, Thor salió claramente perdedora. Frente al arrollador carisma de Robert Downey jr. en Iron Man 1 y 2, y a la sensación de “pues ha salido una película mucho mejor de lo que todo el mundo pensaba” de Capitán América: El Primer Vengador, las aventuras del Dios del Trueno, víctimas de un guión mediocre, de un montaje lamentable y, en España, de un doblaje atroz, provocaron que todo el mundo viese a la película de Kenneth Branagh como la pariente pobre del invento. Tuvo que llegar Joss Whedon para, recogiendo varios de los elementos más interesantes de Thor (que los tiene, y muchos), pulir y darle lustre al tema en Los Vengadores. El éxito fue clamoroso, y la mejor prueba de ello es que Thor: El Mundo Oscuro es hija y heredera de los cambios introducidos por Whedon.

El primer cambio destacable, y del que todo el mundo habla, es el incremento del sentido del humor. En Thor había cierta dosis de comedia, en su mayoría dedicada a mostrar las desventuras de Thor en plan “pez fuera del agua” en la Tierra; un par o tres de gags funcionaban, pero la verdad es que el resto se movían entre la sonrisa tibia y la vergüencita ajena. Aquí la cosa no es que mejore, es que se dispara, dando algunas de las situaciones más divertidas vistas en el Marvel Cinematic Universe (vale, ninguna de ellas supera a las gloriosas intervenciones de Hulk sacando dioses nórdicos de plano en Los Vengadores, pero hay un par que se le acercan muy mucho). Incluso los momentos “pez fuera del agua” hacen que te partas de risa, aunque sólo sea por lo surrealista de la situación (cuatro palabras: Thor en el metro). Donde en Thor todo era tormento y drama shakespeariano -no olvidemos quién es Branagh… ni la pulla al respecto de Whedon-, en Thor: El Mundo Oscuro nos encontramos con algo mucho más parecido a lo que Marvel lleva toda la vida vendiendo en sus cómics: aventura, entretenimiento y humor, sin por ello tener que renunciar a plantear situaciones dramáticas e historias con un trasfondo de seriedad. A diferencia de Branagh, Alan Taylor aprovecha el potencial de sus actores, tanto el dramático como el cómico, y los resultados son, en general, excelentes. Y hablando de eso… (más…)

unademagiaporfavor-cine-estreno-poster-final-spain-el-juego-de-ender-harrison-ford-asa-butterfield

T.Original/Año: Ender’s Game (2013)
Dir.: Gavin Hood
Int.: Asa Butterfield, Harrison Ford, Hailee Steinfeld, Ben Kingsley, Viola Davis, Abigail Breslin, Moises Arias, Aramis Knight, Jimmy Jax Pinchak, Andrea Powell

Más de dos décadas antes de que Suzanne Collins triunfase en el mercado editorial con Los Juegos del Hambre, otra novela, posteriormente convertida en saga literaria y con la palabra “juego” en su título, tocó muchos de los mismos temas de la célebre trilogía protagonizada por Katniss Everdeen, de una manera bastante más profunda y adulta, y con bastantes menos concesiones. El Juego de Ender, de Orson Scott Card, se convirtió en una de las novelas de ciencia ficción más importantes de la segunda mitad del siglo XX, en una de las mas leídas (entre otras cosas, es lectura obligatoria en la mayoría de colegios estadounidenses) y en una de las más queridas. Por añadidura, también pasó a formar parte de esa selecta lista de novelas consideradas “inadaptables” por Hollywood por uno u otro motivo, como La Conjura de los Necios (John Kennedy Toole), El Alienista (Caleb Carr) o El Señor de los Anillos (J.R.R. Tolkien). En el caso de El Juego de Ender, no se trataba sólo de las dificultades técnicas, que el tiempo y el avance de los efectos especiales han conseguido dejar atrás, sino de toda una serie de temas y situaciones extremadamente complicados de poner en imágenes en una película de gran presupuesto. Y es que la obra magna de Card es más que un simple cuento de ciencia ficción: temas como la moralidad de los actos de guerra, los daños colaterales que ésta conlleva, la participación de niños y adolescentes en situaciones de conflicto, la manipulación y la mentira, y otros muchos que me dejo en el tintero, son los que hacen de El Juego de Ender una obra de una complejidad narrativa que Hollywood no suele ser capaz de afrontar.

Ésa fue, precisamente, la mayor preocupación de los fans de la novela. ¿Sería capaz Hollywood de respetar aquello que había encumbrado a la obra de Card? La respuesta, una vez vista la película, se queda en un punto intermedio que, sorprendentemente, se inclina de forma visible hacia el sí. Empecemos por la parte negativa, y así nos la quitamos de en medio: por lo pronto, era impensable que una película de estas características utilizase a niños de la edad de los de la novela. Como pasó con el personaje de Claudia (Kirsten Dunst) en Entrevista con el vampiro, o como sucede actualmente con muchos de los personajes de Juego de Tronos, se necesitan actores de mayor edad para poder ponerlos en algunas situaciones que, de utilizar niños de las edades indicadas en los libros, probablemente harían que sus responsables dieran con sus huesos en la cárcel. Los jóvenes actores de El Juego de Ender son todos más o menos adolescentes, sin que eso signifique necesariamente una afrenta a la novela, ni una pérdida de profundidad o dramatismo en las situaciones que retrata. Es más, Asa Butterfield (Hugo) es posiblemente el mejor Ender que se podía encontrar, y, aunque le cuesta un poco entrar en el personaje, termina resultando algo muy, muy cercano a lo que los lectores de la novela pudieron imaginar. Es una pena, no obstante, que no se le de más cancha a Aramis Knight -fascinante nombre el suyo-, que encarna con bastante acierto y gracia a uno de los personajes secundarios más importantes, si no directamente el más importante, de la novela (me refiero, claro está, a Bean). (más…)

gravity

T.Original/Año: Gravity (2013)
Dir.: Alfonso Cuarón
Int.: George Clooney, Sandra Bullock

Qué malo es el hype, señores. Pero qué malo. Cuando Gravity hizo acto de aparición en el pasado Festival de Venecia, la concurrencia enloqueció: que si era la película del siglo, que si era la nueva 2001, que si iba a cambiar el cine tal como lo conocemos… Cuando llegó a San Sebastián, se oyeron palabras como “milagro” (juro que esto es cierto). Ante tamaña explosión de entusiasmo, una no podía evitar pensar qué demonios habría parido Alfonso Cuarón, sobretodo teniendo en cuenta que la protagonista es una actriz tan denostada como Sandra Bullock. Las expectativas se dispararon, los adoradores sectarios crecieron como champiñones, y los haters no tardaron en sacar la nariz (como ya comenté hace unos días, esto no deja de ser un problema de retroalimentación). Así que entenderéis que entrase al cine con bastante miedo y un punto muy alto de escepticismo. ¿Era realmente Gravity esa maravilla increíble de la que todos hablaban? ¿No se la estaría sobredimensionando?

Sí y no. No y sí. Vayamos por partes. Desde mi punto de vista, Gravity no es una película milagrosa ni un punto y aparte en la historia del cine. Ignoro cuál hubiese sido mi opinión de haberla visto sin saber nada de ella. Pero lo cierto es que con el bombardeo de información sufrido (en algunos casos en el sentido más literal de la palabra), Gravity me parece la enésima muestra de película sobredimensionada hasta extremos demenciales. ¿Quiere eso decir que no es una película extraordinaria? En absoluto.

En los aspectos puramente técnicos, Gravity es una de las películas más redondas, si no la que más, de los últimos diez años. Han tenido que pasar tres años, casi cuatro, desde que James Cameron resucitó el 3D con Avatar, para que alguien haya parido una película con un 3D que realmente aporte algo, que se integre en la historia de forma milimétrica, y, sobre todo, QUE ESTÉ BIEN HECHO. Jodidamente bien hecho. Alucinantemente bien hecho. Gravity es una película que no se abarca sin el 3D; se puede entender, pero no digerir ni disfrutar en toda su magnitud. Por una condenada vez, esta talibán del anti-3D que os escribe ha quedado absolutamente convencida de lo imprescindible que el 3D le es a esta película. Pero no es sólo el 3D lo que hace extraordinaria a Gravity. La dirección de Alfonso Cuarón es, lisa y llanamente, brutal. La tensión que crea, la habilidad con la que dirige tanto momentos de calma estática (¡qué hermosa, qué rematadamente bella se ve la Tierra!) como momentos totalmente trepidantes (ese final. ESE FINAL), su capacidad para mantener enganchado al espectador con sólo dos actores y un guión más plano que una tabla de planchar… Cuarón confirma lo que ya demostró con Hijos de los hombres: que es el mejor director de sci-fi adulta que hay hoy día. (más…)

muchadoaboutnothingintlposter

T.Original/Año: Much Ado About Nothing (2013)
Dir.: Joss Whedon
Int.: Alexis Denisof, Amy Acker, Fran Kranz, Jillian Morgese, Sean Maher, Clark Gregg, Nathan Fillion, Reed Diamond, Tom Lenk, Spencer Treat Clark, Riki Lindhome, Ashley Johnson, Emma Bates

A ver. Cómo me lo monto yo para dar una opinión mesurada y objetiva de Much Ado About Nothing, versión Joss Whedon. Much Ado About Nothing (o Mucho ruido y pocas nueces, en su versión patria). Joss Whedon. Cinematográficamente, para quien esto escribe, eso es el equivalente de un helado de vainilla con chocolate belga derretido por encima, de una maldita tarta Sacher parida por el mejor de los artesanos pasteleros de Austria. Es una condenada orgía de varios de mis fangirlismos más adorados. Así están las cosas, señores.

Pero voy a intentarlo. Much Ado About Nothing es una adaptación moderna de la obra de William Shakespeare Mucho ruido y pocas nueces, que Joss Whedon rodó en 12 días en su propia casa, mientras hacía una pausa en el montaje de Los Vengadores. Para desestresarse, dice él. Porque lo lógico cuando estás hasta el cuello de trabajo es traerte más trabajo a casa. En fin. Lo cierto es que Whedon es un reconocido admirador de las obras de Shakespeare, y era cuestión de tiempo que acabara intentando llevar una de ellas al cine. Y lo lógico, visto el conjunto de su trabajo, es que adaptase una comedia; y más lógico aún era que adaptase Mucho ruido y pocas nueces, posiblemente la comedia más verborreica y con más guerras de ingenio de todas las paridas por el Bardo. Si había una obra de Shakespeare que se ajustaba como un guante a las habilidades de Joss Whedon como director, era esta.

No estamos ante una gran adaptación canónica, como la dirigida y protagonizada por Kenneth Branagh hace 20 años. Esto es un divertimento, y en ningún momento pretende ser otra cosa. Los medios son pocos (bien aprovechados, pero pocos), y los escenarios reducidos a la mínima expresión -lo que a veces resulta un tanto claustrofóbico-. Pero es que lo que importa aquí son un grupo de amiguetes pasándoselo bien. Much Ado About Nothing es, ante todo, una inmensa celebración de los actores del whedonverse, desde Buffy, cazavampiros (Alexis Denisof, Nathan Fillion y Tom Lenk) a Los Vengadores (Clark Gregg y otra vez Denisof), pasando por Angel (Amy Acker y ¿lo adivináis? Denisof), Firefly (Nathan Fillion y Sean Maher) y Dollhouse (Fran Kranz, Reed Diamond y Acker). Muchos de los actores más jóvenes y desconocidos han trabajado con Whedon en un momento u otro. Sólo Spencer Treat Clark (para los despistados: sí, es el chaval de GladiatorEl Protegido) y Emma Bates son nuevos en el asunto. Es por ello que resultará mucho más simpática y agradecida cuanto más se conozca de la obra y milagros de Whedon y su troupe. (más…)

Byzantium-Poster

T.Original/Año: Byzantium (2013)
Dir.: Neil Jordan
Int.: Saoirse Ronan, Gemma Arterton, Caleb Landry Jones, Sam Riley, Daniel Mays, Jonny Lee Miller, Tom Hollander, Maria Doyle Kennedy, Warren Brown

Supongo que, a la hora de ver Byzantium, es inevitable establecer comparaciones con la otra película de vampiros dirigida por Neil Jordan, aquella maravilla (al menos para mí) titulada Entrevista con el vampiro. Y, en cierto modo, ambas películas tienen más en común que temática y director. Como en la adaptación de la novela de Anne Rice, en Byzantium también nos encontramos con un vampiro que explica los cómos y los por qués de su existencia, ligada además a otro chupasangres con quien mantiene una compleja relación de amor-odio. Como en Entrevista…Byzantium también nos muestra distintas formas de -por decirlo de algún modo- llevar el tema de la no-vida, aunque sin llegar a polarizarlo tanto como en las andanzas de Lestat, Louis y compañía. Hay otras similitudes, argumentales y de forma, aunque son menos relevantes, al igual que también se ve influenciada por buena parte del género vampírico moderno, de Déjame entrar (más el remake americano que el original) a True Blood. Todo ello, pasado por un tamiz inequívocamente británico.

La principal baza de Byzantium reside en sus actores: el dúo formado por Saoirse Ronan y Gemma Arterton se echan la película a las espaldas, cumpliendo más que efectivamente con su cometido. En el caso de Gemma Arterton, su primera media hora en pantalla resulta bastante irritante; no es hasta que empezamos a conocer la historia del personaje, que éste resulta interesante y pasa de guarrilla hostiable a verdadero hilo conductor de la trama. Reconozco que Arterton es una actriz por la que siento cierta aversión desde el horrible remake de Furia de Titanes, así que igual es problema mío, pero lo cierto es que ni ella ni la película acaban de arrancar hasta pasada esa media hora, salvada únicamente por la presencia de Saoirse Ronan. (más…)

Nuevo-trailer-internacional-y-poster-oculto-de-Star-Trek-En-la-oscuridad_noticia_main

T.Original/Año: “Star Trek Into Darkness”
Dir.: J.J. Abrams
Int.: Chris Pine, Zachary Quinto, Benedict Cumberbatch, Zoe Saldana, Karl Urban, Simon Pegg, John Cho, Anton Yelchin, Bruce Greenwood, Alice Eve, Peter Weller

CRÍTICA SIN SPOILERS

Voy a empezar esta crítica como empecé la de su predecesora, allá por 2009: no soy trekkie, y probablemente jamás lo seré. Mi contacto con la franquicia creada por Gene Roddenberry se limita, además de a las películas de Abrams, a visionados casi por encima de un par de las películas de la época clásica y a lo que mis conocidos con más experiencia en el tema puedan haberme explicado. Por tanto, soy de esas personas a las que los trekkies anti-Abrams miran con infinito desprecio cuando osan decir que les ha gustado el Star Trek post 2009.

 Pero, trekkies furibundos aparte, la verdad es que el Star Trek de Abrams fue una excelente y entretenidísima película de aventuras. Su secuela, esta Star Trek: En la oscuridad que ahora nos llega, comparte con ella (casi) todas sus cosas buenas, y también algunas de las malas. El ritmo narrativo sigue siendo trepidante, sin darle al espectador tiempo a aburrirse -excepto en algunas escenas un poco demasiado alargadas-, pero también a veces sin darle tiempo a digerir algunas de las cosas que se están explicando. A diferencia de la primera, no es que no haya nudo argumental, sino que en algunas ocasiones éste se sacrifica para darle cancha a momentos menos interesantes. Sin embargo, es el mal menor de una historia que te lleva de un lado para otro constantemente, sin darte tiempo a mirar el reloj y preguntarte cuánto falta para terminar (como sí pasa, por ejemplo, en Iron Man 3). (más…)

im3poster_625

T.Original/Año: “Iron Man 3” (2013)
Dir.: Shane Black
Int.: Robert Downey jr., Gwyneth Paltrow, Ben Kingsley, Don Cheadle, Guy Pearce, Rebecca Hall, James Badge Dale, Ashley Hamilton, Paul Bettany, Jon Favreau

¡ATENCIÓN, CRÍTICA CON SPOILERS!

Quien escribe esto es una enorme friki marvelita. Las historias de la Casa de las Ideas formaron parte de mi educación culturalmente dispersa, y la creación de lo que se ha dado en llamar el Marvel Cinematic Universe es, en cierto modo, la culminación de todas las fantasías freaks que alguien como yo (o peores, que los hay) podía imaginar. La Fase Uno, pese a sus irregularidades, terminó en la apoteosis definitiva de las películas comiqueras, cual fue Los Vengadores. Todo ello hacía prever que el inicio de la Fase Dos sería de traca. Y sin embargo…
(más…)